jueves, 12 de julio de 2018

Desde el Ayuntamiento vetaron la celebración del Holika Festival en Calahorra



El pasado día 30 de junio se celebró -con un rotundo éxito- en la cercana localidad de "Cortes de Navarra" la segunda edición del festival “Holika”, un evento destinado a la gente más joven que reunió cerca de 10.000 personas en un espectáculo musical que ya se ha consolidado como el festival veraniego más importante en la zona.

Este no es un festival cualquiera, y su diferencia fundamental es la extraordinaria organización de sus promotores, que tal vez por ser madre e hijo ( y de la tierra ) ponen un especial cuidado en garantizar el bienestar y la seguridad de los miles de jóvenes que se desplazan. Autobuses, zona de camping, hospital de campaña, servicio médico, control de acceso, diferentes pulseras identificativas para evitar que quienes no tienen edad consuman bebidas alcohólicas...
Otra de las preocupaciones básicas de la organización es que la presencia de miles de jóvenes repercuta positivamente en la localidad. Y vaya si lo han conseguido. Baste decir que la relación de los jóvenes con los vecinos de Cortes ha sido excepcional según afirman estos últimos, sin conocerse el más mínimo incidente.

Holika Festival 2018 contó con las actuaciones de Kidd Keo, Natos y Waor, Recycled J, Fatima Hajji, Brian Corss o DJ Nano, entre otros, mezclando a los artistas más importantes de la música electrónica, del Rap y del Trap.
Un festival que crece a pasos agigantados con pretensión de convertirse en una de las citas más importantes de la ruta festivalera española.
Manejando las mesas de mezclas destacados profesionales como Brian Cross, Dj Nano, Santi Bertomeu, La Chapa con Ballesteros o Guille Placencia, entre otros DJs, los asistentes al festival disfrutaron durante varias horas.
Un total de 43 artistas formaron el cartel de la segunda edición del festival que terminó celebrándose en Cortes de Navarra porque desde el Ayuntamiento de Calahorra se negaron a que dicho evento se desarrollara en nuestra ciudad.

Según hemos conocido, la promotora del festival tenía la intención de celebrar la edición 2018 en Calahorra, y como posible ubicación del mismo se había valorado como muy apropiado el aparcamiento junto a la Catedral. Un emplazamiento que permitía el montaje de espectacular escenario así como la asistencia holgada de gran cantidad de espectadores, separando el concierto del centro de la ciudad.
En octubre de 2017, los promotores del festival se pusieron en contacto con miembros del equipo de gobierno del PP, que en un principio contemplaron la posibilidad de su celebración en la ciudad. El 24 de octubre se presentó la propuesta concreta por parte de la empresa, pero cuando en la concejalía de festejos tuvieron conocimiento del asunto todo comenzó a torcerse
Tras cuatro meses de marear la perdiz, dar largas y "malquedar" finalmente desde festejos desecharon la posibilidad de realizar el evento. Motivo por el cual la promotora tuvo que buscar - a todo correr y sin casi tiempo- otras alternativas recalando finalmente en la pequeña localidad Navarra de Cortes donde encontró todas las facilidades.

El festival generó un movimiento económico cercano a los 500.000 Euros, un volumen de dinero que ha repercutido muy positivamente en los negocios de la localidad y en otras cercanas al ámbito de Tudela, ya que hasta Cortes se desplazaron incluso empresas de Calahorra a prestar sus servicios logísticos para la celebración del Holika.
Se llenaron los hoteles, restaurantes y todo tipo de alojamientos en kilómetros a la redonda por los artístas, músicos, representantes y empleados que participaban en el montaje que duró varios días.
Para que nos podamos hacer una idea de la entidad del espectáculo de luz y sonido, baste decir que fueron necesarios ocho generadores eléctricos, cuando en actuaciones como las de Fangoria o Antonio Orozco en Calahorra, se alquiló un solo generador.

Tras conocer estos hechos, lo que no termino de explicarme es el motivo para que un Ayuntamiento tan devaluado e incapaz de planificar ninguna actividad que haga resurgir a la ciudad de su mortecino sopor, no aprovechase esta oportunidad que la organización del Holika le brindaba…Y como siempre sucede, lo dejaron marchar a otra parte.
No pensaron en los jóvenes de Calahorra, ni en nuestro comercio, ni en nuestro sector hostelero ni en la publicidad que se iba a dar a la ciudad...No pensaron. Todo les da lo mismo.

Lo vetaron a plena consciencia, y no han dado hasta la fecha argumento ninguno. Los motivos que les llevaron a vetar este espectáculo -y a sus promotores- se "desconocen".

Tal vez alguien desde el equipo de gobierno tendría que salir a dar explicaciones.




3 comentarios :

  1. Este Oscar Eguizabal es un lastre para Calahorra y su jefe una cangrena

    ResponderEliminar
  2. No me lo puedo creer. En Calahorra para los jóvenes no hay nada y estos además impiden que se hagan estas cosas.
    No salgo de mi asombro.
    No me lo explico.

    ResponderEliminar
  3. Fran Alvarez19 julio, 2018

    Yo diría que bravo es muy cariñoso y Eguizabal muy dado a dejarse dar cariños. Ese festival no lo organizaba Bravo. Blanco y en botella.

    ResponderEliminar