jueves, 7 de febrero de 2019

Los espaldas mojadas de La Rioja

Comenzaban los 90 cuando los extremeños Tam tam go, con Nacho Campillo a la cabeza, colocaban en la lista de éxitos musicales su canción “Espaldas Mojadas”, un tema de corte social sobre aquellos que tenían que emigrar y cruzar el río Bravo (entre México y los EEUU) para conseguir llegar a su futuro.

En Calahorra cada día un ejército de “espaldas mojadas” ( si se me permite el adorno literario) abandonan sus domicilios en busca de trabajo, y para ello cruzan el Ebro camino de Navarra. Una auténtica letanía de coches que abandonan la ciudad de los mártires por todas sus arterias. Verdaderas caravanas.
No solamente Navarra atrae a estos trabajadores y trabajadoras, también un flujo importante se desplaza por todo el entorno, en un radio de acción de 80 kilómetros a la redonda.

Calahorra ha venido perdiendo su pujanza industrial desde la década de los 60 del pasado siglo, y en los últimos años también se ha visto resentido (y en peligro) el sector comercial, con una pérdida significativa de locales abiertos.
Ahora es más que nunca una ciudad residencial o dormitorio, en la que miles de sus habitantes van y vienen cada día.

Según datos del INE, en los últimos 7 años se han perdido en Calahorra 71 empresas del sector comercial, es decir casi un 10%. Pero no olvidemos que, durante los cuatro años anteriores de dura crisis, (2008/2011) Calahorra perdió nada más y nada menos que un 26% de sus comercios minoristas. Que no se han recuperado. Desaparecieron en esos cuatro años 189 comercios…Que se dice pronto.
Fue la población que más afectada por los cierres se vio de todo nuestro entorno, perdiendo en una década (2008/2018) 260 negocios de comercio y restauración que generaban un empleo que ha desaparecido.

No es extraño que, a día de hoy, dentro de una misma familia varios miembros tengan que marcharse diariamente de la ciudad en busca del salario. Son legión quienes no han encontrado una plaza o un puesto de trabajo que cubrir en nuestra propia ciudad y eso es un problema al que algún día se le tendrá que dar solución…O por lo menos intentarlo.

Como receptora máxima de este flujo de trabajadoras y trabajadores exiliados destaca la Ribera de Navarra. Una zona de pujanza y poderío económico que genera recursos y riqueza de la que se beneficia Calahorra.

En los polígonos industriales de Andosilla, San Adrián, Azagra, Milagro o Funes encuentran trabajo centenares de calagurritanos, que son (en algunas de las fábricas más importantes) el grupo más numeroso tras los propios oriundos de la zona, y en ocasiones incluso por encima, como sucede en General Mills. Otras fábricas del entorno como CITSA o Laser Ebro -en San Adrián ambas-, o Floret en Milagro, sacan adelante sus producciones gracias a un importante número de trabajadores y trabajadoras de Calahorra, superando en todos los casos el 25% de la plantilla total. Factorías industriales y empresas del sector agrícola que son referentes nacionales y que impulsan con su esfuerzo y su trabajo esta legión de “espaldas mojadas”.

Basten como ejemplo algunas de las industrias más conocidas de dos de las poblaciones receptoras de mano de obra calagurritana; San Adrián y Aldea Nueva de Ebro, cuyas instalaciones funcionan con un porcentaje muy elevado de personal procedente de Calahorra:


También es significativo el número de personas que se trasladan a otros municipios riojanos como Arrubal y Agoncillo, en las empresas del Polígono Industrial del Sequero, Arnedo en su sector del calzado, Logroño, Alfaro (tanto en la industria como en el sector público) y también en la localidad de Autol, en grupos como River Ebro o en la industria de la conserva vegetal, que tradicionalmente ha acogido de buen grado la mano de obra calagurritana.

Como me decía hace unos meses el alcalde de San Adrián con el que coincidí en nuestras fiestas, "la suerte que tenemos tanto en San Adrián como en Calahorra (y en toda su comarca a ambos lados del Ebro) es que existe trabajo en los alrededores al que poder acudir, lo cual no es un tema menor y nos ha de hacer sentir muy afortunados"...Sabias palabras, pero no deja de ser menos cierto que una ciudad como esta, que exporta diariamente su patrimonio laboral para hacer posible el avance de la industria y la economía en otras localidades, no puede darse por vencida y derrotada en la lucha por potenciar su sector industrial y la generación de puestos de trabajo. Hay que trabajar duro para poder ayudar a nuestros trabajadores y a los de las localidades vecinas si algún día nos necesitan. En eso precisamente consiste la solidaridad y el concepto de comarca.

Pese a las posibilidades de trabajo que nos ofrece el entorno, a 31 de diciembre del pasado año la tasa de paro en Calahorra fue del 11,21% con un total de 1.252 personas, en un censo total de 23.923 habitantes.
Algunas de las localidades riojanas que surten de trabajo a la cabecera de comarca han logrado llegar a unos niveles de desempleo formidables, tal es el caso de Aldea Nueva de Ebro con un 5,5%, Autol con el 7,4% de paro registrado o Pradejón, con tan sólo un 5,7%.

Generar empleo es la gran asignatura pendiente de una ciudad, que por desidia, malas decisiones o autocomplacencia se ha dejado de la mano durante demasiados años.

6 comentarios :

  1. Toño antoñanzas07 febrero, 2019

    ¿Trabajas en Calahorra o fuera JM?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi destino actual es Alfaro. Siempre he trabajado en destinos lejos de Calahorra, como Cervera o Munilla, si bien mi trabajo es un tanto singular porque nos distribuimos por comarcas para cuestiones logísticas y organizativas.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Buen artículo y merecido reconocimiento para quienes cada día cogemos el coche y ponemos rumbo al curro. Porque allá adonde vamos lo que hcemos es generar riqueza y prosperidad. Haber si los políticos haceis algo para que la cosa cambie y se creen puestos de trabajo.

    ResponderEliminar
  3. Navarro ni de barro07 febrero, 2019

    Cuando estallé la burbuja mafiosa del champiñón ya veremos donde quedan los porcentajes de desempleo de estos pueblos, de los que por cierto la mayoría de trabajadores no inmigrantes también tenemos que sufrir la humillación de pasar a navarra a ganarnos el pan.

    ResponderEliminar
  4. Así es, muy bien explicado, es un clamor en los círculos de Calahorra. ¡Calahorra... despierta!

    ResponderEliminar
  5. Buen articulo y sobre todo muy importante. Para que vengan fabricas hay que salir a buscarlas como hacen en navarra. El ayuntamiento tiene que contratar a alguien que vaya por empresas que necesiten ampliar y busquen terrenos o como en cataluña busquen el traslado por imagen. Para eso hay que ofertar suelo barato, ayudas y facilidades. Y poner anuncios en prensa de otras comunidades ofertando suelo industrial, eso si claro, si algun dia se puede acceder al recuenco.

    ResponderEliminar